Criterios para un Branding Personal Efectivo

El branding personal es un viaje hacia una vida más feliz. Por lo tanto, para desarrollar tu marca personal deberías hacer propia tu búsqueda de identidad y significado en la vida, lo que implica tener muy claro que deseas, fijarlo en tu mente, darle toda tu energía positiva, hacer lo que te gusta y desarrollarte sin detenerte.

Tu marca personal siempre debería reflejar tu verdadero carácter y debería construirse a partir de tus valores, puntos fuertes, singularidad, virtudes y emociones.

“Una gran marca recurre a las emociones… Y las emociones impulsan la mayoría de nuestras decisiones. Una marca llega con una experiencia de conexión potente. Se trata de un punto de conexión emocional que trasciende al producto. Una gran marca es una historia que nunca se termina de contar.” Scott Bedbury.

Si se realiza un proceso de creación y gestión, de forma orgánica auténtica y holística, tu marca personal será fuerte, clara, completa y valiosa para los demás.

Criterios para un branding personal efectivo y auténtico:

Autenticidad

Se tu propia marca, el director de ti mismo. Tu marca debe construirse a partir de tu verdadera personalidad y debe reflejar tu carácter comportamiento valores y visión. Por lo tanto, deberá estar alineada con tu ambición personal.

Integridad

Debes mantenerte fiel al código moral y de comportamiento establecido por tu ambición personal.

Consecuencia

Debe ser consecuente en tu comportamiento lo que implica tener valor. ¿Los demás pueden estar contigo y confiar en ti? ¿haces cosas congruentes una y otra vez?

Especialización

Concéntrate en un área de especialización. Se preciso y enfócate en un “único talento y habilidad”. Ser generalista, aunque tengas capacidad o talento especializados, no te hará único especial y diferente.

Autoridad

Esto hará que te vean como un experto reconocido en un campo determinado con un enorme talento, una dilatada experiencia y te perciban como a un líder eficaz.

Distintividad

Diferencias a partir de tu marca. Debes expresarte de una manera única distinta a la de la competencia y debes añadir valor a los demás. Debes definir claramente tu marca para que el público pueda saber rápidamente que representas.

Pertinente

Lo que representa debería conectar con lo que tú público objetivo considera importante.

Visibilidad

Debes transmitir tu mensaje una y otra vez de forma continuada consecuente y repetida hasta que esté implantado en la mente del público. La repetición y la exposición a largo plazo son tus aliados.

Persistencia

Tu marca necesita tiempo para crecer y se deberá desarrollar en forma orgánica.

Debes adherirse a ella no te rindas cree en ti y ten paciencia.

Buena voluntad

La gente hace negocio con gente que le gusta por lo tanto tu marca personal producirá ¡los mejores resultados y durará ¡más si te perciben de forma positiva los demás te deben asociar con un valor que sea positivo y que valga la pena.

Rendimiento

Es el elemento más importante una vez que la marca se conoce. Si no rinde, ni mejoras continuamente tu marca personal será un engaño.

Tu marca personal debe llevarse a cabo de una manera integral y personal, y que el proceso de branding de acuerdo con estos criterios te comprometa actuar en consecuencia, tu marca se vuelve fuerte se diferencia de la multitud y tu público objetivo comprende la marca mucho mejor.

“Construir una marca personal es un viaje y un proceso evolutivo constante.”

Empieza determinando quién eres en tu auténtico fuero interno, el cual está basado en tu sueño, visión, misión, filosofía de vida, valores, identidad, autoconocimiento y autoconciencia en lugar de inventar una marca personal que no refleje tu verdadero yo.

Imagen: © Aysezgicmeli – Shutterstock